Biografía de Escritores Argentinos Headline Animator

Heine

Heinrich Heine (Enrique Heine, 1797-1856) nació en el seno de una familia de comerciantes y su madre, Piera van Geldern, que ambicionaba un gran futuro para su hijo, lo envió a un liceo católico romano. Sin embargo, pese a la orientación asimilacionista de la madre, la tradición judía en su familia fue muy fuerte y tuvo una influencia decisiva en su vida.

Su tío, Salomón Heine, un rico banquero de Hamburgo y el gran patriarca familiar, lo mantuvo virtualmente desde su juventud hasta sus últimos días. Precisamente por esta dependencia, la relación de amor-odio entre sobrino y tío fue sumamente fuerte y estalló en distintas crisis en diferentes períodos. En su juventud, su tío incluso le financió un negocio que previsiblemente dio bancarrota. En la edad madura, cuando Heine ya era un poeta famoso, su tío se expresó irónicamente acerca de sus méritos: "Si hubiera aprendido algo, no hubiera necesitado escribir libros". Toda su vida se rebeló contra la sociedad en que vivía y sin embargo, de alguna manera, aceptaba a regañadientes normas que rechazaba.

Estudió leyes y terminó su carrera para conformar a sus padres, pero jamás practicó la abogacía. Heine fue un revolucionario que advirtió de los peligros de la revolución; un poeta alemán que temía al carácter alemán; un enemigo de la religión institucionalizada que se casó en una iglesia católica parisina; un hedonista, abanderado de la libertad sexual, que se casó muy burguesamente con una modesta vendedora parisina casi analfabeta; un abanderado del orgullo judío que rechazó el servilismo de los judíos que se convertían al cristianismo por interés… lo que no impidió que él actuara precisamente de ese modo que tanto condenaba.


Heine formuló a lo largo de su vida muchas observaciones contrarias a la fe judía, a la sociedad judía de su tiempo, al fanatismo de los judíos tradicionales y el oportunismo carente de principios de los judíos asimilacionistas. Pero los hechos que definieron su judaísmo fueron su pertenencia en sus años juveniles a la "Asociación para la Cultura y la Ciencia de los Judíos" y su retorno a sus raíces en sus penosos últimos años de enfermedad y parálisis.

Con toda justicia, una de las frases más citadas de Heine es su respuesta a un amigo que le manifestó su complacencia por el retorno del poeta al judaísmo:
"Nunca negué mi judaísmo y no volví a él porque nunca lo abandoné."

Canciones Para disfrutar
de Heinrich Heine (Enrique Heine, 1797-1856)
(traducidas del alemán al castellano para El Museo Universal, 1857)

Poema: El Carpintero
Buscar por título o Autor

Búsqueda personalizada