Biografía de Escritores Argentinos Headline Animator

Wolfgang Goethe

Johann Wolfgang Goethe, nació el 28 de agosto de 1749 en Frankfurt del Mein (Alemania) y falleció el 22 de marzo de 1832 en la ciudad alemana de Weimar, donde vivió la mayor parte de su vida.

De joven, estudió Derecho en la Universidad de Leipzig, entre 1765 y 1768, obteniendo el título de abogado. Allí inició su producción poética, siendo una de sus primeras obras “El capricho del enamorado” (1767), dedicada a una de sus primeras enamoradas.

Escribió asimismo una tragedia en verso, “Los cómplices” (1768). Contrajo entonces una enfermedad, que le determinó a regresar de Leipzig a Frankfurt.

Entre 1770 y 1771, se radicó en Estrasburgo, a fin de perfeccionar sus estudios de Derecho; que hizo extensivos a la química, la anatomía y el arte musical. En Estraburgo conoció al filósofo y crítico literario Johann Gottried von Herder que de inmediato se convirtió en el mentor de su poesía. Enamorado de Federica Brion, hija de un pastor luterano de Sesenheim, le dedicó un tipo de poesías pleno de naturalismo, en que se percibe una marcada diferencia con sus obras de la época de Leipzig; y ella fue inspiradora de sus futuros personajes femeninos.

Se dice que en 1770, cuando vivía en Estrasburgo y todavía trataba de iniciarse como escritor, guiado por Herder leyó por primera vez una obra de Shakespeare, lo que causó en él un enorme impacto; consideró que su lectura le había abierto los ojos a quien había permanecido ciego, y le mostró un camino dirigido a dar un nuevo contenido a su obra artística, tratando de imbuirla de las aspectos más profundos de la vida y la naturaleza. Asimismo, resolvió dejar de lado los conceptos clásicos del drama teatral francés, en particular las unidades de espacio, de tiempo y de acción.

En 1773 publicó su obra “Götz von Berlichingen ”, un drama caballeresco pleno de cambios escénicos y de saltos en sus momentos cronológicos, donde al estilo de Shakespeare - admirado entonces como el modelo supremo del arte teatral por los seguidores del “Sturm und Drang” - abundaban las expresiones de carácter violento. El argumento estaba referido a un caballero del siglo XVI, al que presentó como un abanderado de la resistencia popular a la autoridad política y religiosa alemana de su época; obra que es considerada una precursora de aquel movimiento literario, que encaminó el romanticismo alemán.

Un año después, en 1774, Goethe publicó “Las tribulaciones del joven Werther”, un drama psicológico de estructura epistolar, especie de novela, en que volcó su apasionamiento de entonces Charlotte Kestner, que era la prometida de uno de sus amigos. En esta obra, expresó el conflicto del que se ha enamorado de la esposa de un amigo, exponiendo todo el pesimismo del amor imposible; tomando como motivo oportuno un suceso reciente que había constituído un verdadero escándalo social.

En “Werther” es presentado el proceso de creciente angustia psicológica a que se ve sometido el joven Werther a causa de su enamoramiento por una mujer que no podrá obtener, hasta caer en el suicidio. Es una obra en que el tema esencialmente pasional es tratado por Goethe con un estilo conciso y con una estructura sumamente prolija, llegando a presentar la vida interior de su personaje con un profundidad raramente alcanzada hasta entonces.

“Werther” significó en la literatura alemana el surgimiento de un estilo sumamente abierto hacia la interioridad del alma humana, en cierta medida similar a lo que significó “Hamlet”, en función de la peripecia de un individuo absolutamente singular, que es transportado por una avasalladora pasión hacia un destino trágico.

Con esa especie de confesión de la intimidad psicológica de su personaje - que incluso fue motivo de análisis por parte de los noveles estudiosos de la psicología y de la patología psíquica - “Werther” expuso a la sociedad de su época la exaltación extremada del sentimiento, frente a un sustento sumamente escueto en el terreno de los hechos que lo determinan.

El impacto que causó la aparición de “Werther” en la sociedad de su época, fue en cierto modo inesperado para el propio Goethe. Lo que pareció atraer fundamentalmente al público, fue el enorme pesimismo que emanaba de la novela; pero al mismo tiempo, la vestimenta con que era presentado el personaje, vestido de frac azul y sombrero negro, se convirtió en el atuendo de moda.

Lo novedoso - a diferencia de Hamlet y de “La nueva Eloísa” de Rousseau en que el destino trágico del personaje emerge de una secuencia de hechos y circunstancias exteriores a él - es la profundización psicológica con la que Goethe expuso el resultado del íntimo desarrollo de la tragedia de Werther, como consecuencia de su propio carácter, y de su propia exaltación del sentimiento amoroso. La novedad, para la sociedad de la época imbuída del racionalismo y de los modales refinados y corteses, la constituyó la revelación de la existencia de un mundo interior sustentado casi exclusivamente en la pasión, como hilo conductor de la peripecia del personaje.

Por ello, a pesar de que su estructura epistolar no coincide con la del relato que será característico de la novela, “Werther” constituye la piedra fundamental de este nuevo género literario, cuyo centro será la vivencia psicológica y humana de sus personajes, la presentación del individuo como el resultado de una unidad entre su intimidad más profunda y la expresión de los hechos y circunstancias de su vida.

Esta obra, le otorgó fama y admiración en el ambiente de los intelectuales afines al “Sturm und Drang”, y le hizo conocido y afamado en toda Europa, pasando a ser considerado como uno de los autores más representativos de la nueva corriente literaria exaltadora del sentimiento.

Pocos meses después, contando con 25 años de edad, realizó su primer esbozo de la que sería sin duda su obra más monumental, “La tragedia de Fausto”.

En 1775, ya gozando de fama y generalizada consideración, Goethe fue llamado a la Corte del joven duque de Sajonia-Weimar, Carlos Augusto, recomendado por Herder, siendo desginado como Ministro de Guerra y Carreteras. A partir de entonces, Goethe fijó su residencia en Weimar. Allí comenzó a participar activamente en la vida de fiestas, diversión y voluptuosidad propia de la Corte, creándose una imagen de total frivolidad.

Definitivamente inclinado a las relaciones femeninas, en esta ocasión Goethe se enamoró de esposa de un oficial de Weimar Charlotte von Stein, , que ejerció sobre él una extraordinaria influencia intelectual, y entre otras cosas lo indujo a cultivar la religiosidad y provocó en él nuevas inspiraciones poéticas, inclinándose cada vez más a vincularse con la naturaleza.

La confianza que Goethe disfrutaba con el duque de Weimar, le llevó a ocupar cargos de cada vez mayor importancia; llegando durante una época a ser su consejero privado. Por esta época, se desarrolló en Goethe un ardiente impulso hacia el conocimiento científico, hacia la adquisición de lo que calificaba como “el sosiego y presentimiento de la sabiduría”. Se dedicó intensamente al estudio metódico y profundo de la anatomía, la botánica, la mineralogía y la geología, buscando descubrir en las armonías expuestas por sus lecturas de Spinoza y de Leibniz, las leyes últimas de lo que denominaba “la polaridad y el crecimiento que ordenan las cosas”.

Entre sus investigaciones, tal vez la más válida desde el punto de vista científico haya sido su Teoría de los colores, a desarrollar la cual se dedicó por décadas con notable resultado. Sus observaciones sobre la evolución de los seres vivos, en cierto modo fueron precursoras de la teoría de Darwin.

Se aplicó también a las investigaciones en el campo de la naciente ciencia química, la alquimia tradicional, de lo cual existe trasunto en su “Fausto”. En el segundo acto de esta obra, el asistente de Fausto, Wagner, aparece trabajando en una fórmula secreta de Paracelso cuyo objetivo es la creación del homúnculo, que llega a lograr. El homúnculo era un hombrecillo creado artificalmente, que supuestamente podría crearse para utilizarlo en el servicio personal, como el factótum o hacedor de cosas, una especie de sirviente o secretario personal.

Fuente: www.liceodigital.com/

Lectura para disfrutar:
Fausto en Español
Fausto en Portugués
La Serpiente Verde
Buscar por título o Autor

Búsqueda personalizada