Biografía de Escritores Argentinos Headline Animator

Nathaniel Hawthorne

Nació el 4 de julio de 1804, en Salem, Massachussets, USA
Falleció el el 19 de mayo de 1864 en Plymouth, New Hampshire

Novelista estadounidense, cuyos trabajos muestran una profunda conciencia de los problemas éticos del pecado, el castigo y la expiación. Nació el 4 de julio de 1804, en Salem (Massachussets) en el seno de una familia puritana. Tras graduarse en el Bowdoin College en 1825, retornó a su ciudad natal y allí, en semirretiro, se dedicó a la literatura.

En sus novelas abunda el pesimismo y una visión derrotista de la vida, un poco amarga y escéptica, debido a su infancia triste y a las desgracias familiares que dejaron en él huellas profundas y sentimientos de soledad y abandono.

Inicialmente su obra recibió muy poco reconocimiento por parte del público, por lo que intentó destruir toda las copias de su novela gótica Fanshawe (1828), cuya publicación había financiado él mismo. Durante este periodo escribió también artículos y cuentos breves en distintos periódicos. Algunos de los cuentos se recogieron en Historias dos veces contadas (1837), un libro que, a pesar de no proporcionarle unos excesivos ingresos económicos, le creó un nombre entre la crítica. Estas primeras obras son, en su mayoría, apuntes históricos y cuentos alegóricos, centrados en conflictos morales y en los efectos del puritanismo en las colonias de Nueva Inglaterra. Cuentan que iba cada día a la biblioteca Athenaeum para investigar y escribir durante unas cuantas horas.

Incapaz de vivir con los ingresos que le producían sus obras, en 1839 Hawthorne comenzó a trabajar como tasador en la Aduana de Boston.

Dos años más tarde Hawthorne retomó la escritura y publicó una serie de apuntes sobre la historia de Nueva Inglaterra, destinada al público infantil, que llevaba como título El sillón del abuelo: relatos para los jóvenes (1841). Ese mismo año se unió a la sociedad comunal de la Granja Brook, cerca de Boston, albergando la esperanza de conseguir una estabilidad económica que le permitiera casarse y dedicarse al mismo tiempo a la literatura. Pero el trabajo en la granja era excesivo, y no podía encontrar tiempo para escribir, por lo que a los seis meses abandonó la comunidad.

En 1842 se casó con Sophia Amelia Peabody, de Salem, y la pareja se estableció en Concord (Massachussets) en una casa llamada Old Manse (la vieja rectoría). Durante los cuatro años que vivieron allí, el autor escribió numerosos cuentos que, más tarde, fueron publicados bajo el título de Musgos de una vieja rectoría (1846). Entre ellos se encuentran "El entierro de Roger Malvin", "La hija de Rappacini" y "El joven Goodman Brown", en los que muestra su preocupación por los efectos del orgullo y el pecado, por medio de la alegoría y el simbolismo.

Con el fin de subsistir, Hawthorne volvió a trabajar para el gobierno en 1846, como supervisor de la Casa de Aduanas de Boston, aunque en 1849 fue despedido, debido a una reestructuración política. Por entonces ya había comenzado a escribir La letra escarlata (1850), una historia sobre una puritana adúltera, Hester Prynne, que, dando muestras de gran lealtad, se niega a revelar el nombre de su amante.

Considerada como su obra maestra, y como uno de los clásicos de la literatura estadounidense, pone de manifiesto tanto la maestría narrativa de su autor como su profundidad psicológica a la hora de describir los sentimientos de culpa que se crean en los seres humanos y la angustia que les producen.

En 1850 logró el reconocimiento para su trabajo artístico. En ese mismo año Hawthorne se trasladó a Lenox (Massachussets), donde gozó de la amistad de uno de sus admiradores, el novelista Herman Melville. Allí escribió La casa de los siete tejados (1851), novela en la cual rastreó la decadencia del puritanismo en el seno de una antigua familia de Nueva Inglaterra, y el Libro de las maravillas para chicas y chicos (1852), en los cuales reelabora leyendas clásicas.

Durante una corta estancia en West Newton (Massachussets) escribió La estatua de nieve y otros cuentos contados dos veces (1852), que muestran su constante preocupación por los temas del orgullo y la culpa, y La granja de Blithedale (1852), una novela inspirada en su estancia en la granja Brook.

En 1852, regresó a Concord, donde escribió una biografía en compañía de su amigo, el también escritor Franklin Pierce, que llegaría a ser presidente de los Estados Unidos. Tras su elección, recompensó a Hawthorne con el cargo de cónsul en Liverpool, Inglaterra). Mantuvo este cargo hasta 1857.

Durante 1858 y 1859 Hawthorne vivió en Italia, donde recogió materiales para su novela El fauno de mármol (1860), obra profundamente simbólica. En 1860, en vísperas de la Guerra Civil estadounidense, regresó a su país.

Su aislamiento político queda de manifiesto en la dedicatoria de Nuestro viejo hogar (1863) a Pierce, que había perdido popularidad por su apoyo a los propietarios de los esclavos sureños. Hawthorne murió el 19 de mayo de 1864 en Plymouth (New Hampshire) mientras se encontraba de viaje con Pierce, y fue enterrado en Concord.

Legitimó en Estados Unidos el género del relato breve, del cual Nathaniel Hawthorne es considerado un maestro. Entre sus libros publicados póstumamente, destacan Septimius Felton o el elixir de la vida (1872), El romance de Dolliver (1876), El secreto del doctor Grimshawe (1883) y sus Cuadernos americanos (1868), Cuadernos ingleses (1870) y Cuadernos franceses e italianos (1871).

Por su preocupación por el pecado, Hawthorne es continuador de sus antepasados puritanos, pero por su concepto de las consecuencias del pecado, así como de los castigos derivados de la falta de humildad y del exceso de orgullo, o de la regeneración a través del amor y la expiación de las culpas, se alejó radicalmente de la idea de destino que mantenían sus hermanos de religión.

El escritor Henry James publicó en 1879 un estudio acerca de su vida y obra, titulado Hawthorne y otros ensayos de apreciación dentro de la serie ‘Hombres de letras ingleses’.

Fuente: Books Factory

Argumentos anotados por Nathaniel Hawthorne

·Un hombre, en la vigilia, piensa bien de otro y confía en él plenamente, pero lo inquietan sueños en que ese amigo obra como enemigo mortal. Se revela, al fin, que el carácter soñado era el verdadero. La explicación sería la percepción instintiva de la verdad.
·En medio de una multitud imaginar a un hombre cuyo destino y cuya vida están en poder de otro, como si los dos estuvieran en un desierto.
·Un hombre de fuerte voluntad ordena a otro, moralmente sujeto a él, la ejecución de un acto. El que ordena muere y el otro, hasta el fin de sus días, sigue ejecutando aquel acto.
·Un hombre rico deja en su testamento su casa a una pareja pobre. Ésta se muda allí; encuentran un sirviente sombrío que el testamento les prohíbe expulsar. El sirviente los atormenta; se descubre, al fin, que es el hombre que les ha legado la casa.
·Dos personas esperan en la calle un acontecimiento y la aparición de los principales actores. El acontecimiento ya está ocurriendo y ellos son los actores.
·Que un hombre escriba un cuento y compruebe que éste se desarrolla contra sus intenciones; que los personajes no obren como él quería; que ocurran hechos no previstos por él y que se acerque a una catástrofe, que él trate, en vano, de eludir. Este cuento podría prefigurar su propio destino y uno de los personajes sería él.

Cuentos para leer:
La ambición del forastero
Ethan Brand
El joven Goodman Brown
El entierro de Roger Malvin
Buscar por título o Autor

Búsqueda personalizada