Biografía de Escritores Argentinos Headline Animator

Eugen Herrigel

Eugen Herrigel nació cerca de heidel-berg en 1884. En la universidad de esa ciudad alemana estudió primero teología y luego filosofía. Su pensamiento tenía afinidad con la escuela de los neokantianos pero, según él mismo declaró, «al mismo tiempo sentía una presión interna que me acercaba al misticismo»; es probable que se refiriera al misticismo de Meister Eckhart (1260-1327) y que a través de él haya llegado al Zen. Seguramente, los libros de Daisetz T. Suzuki (1870-1966; pionero introductor de la filosofía Zen en Occidente) deben de haber incentivado esa atracción.
En 1924, entre la primera y segunda guerra mundial, cuando el profesor Herrigel obtuvo una cátedra en la Universidad Imperial de Tohoku (Senday, Japón) para enseñar historia de la filosofía occidental, quiso aprovechar su estadía en Japón para profundizar sus conocimientos de budismo Zen. Se cuenta que a los pocos días de haber llegado, hubo un terremoto muy intenso y, en medio del pánico generalizado, la impasibilidad con que permanecía otro profesor de la universidad aceleró su decisión de empezar el aprendizaje.
Otro colega, el profesor Komachiya Sozo (1893-1979), le sugirió hacerlo a través de la práctica de algún arte marcial o expresión artística. Como en su juventud Herrigel se había ejercitado en el disparo de armas de fuego –y no sin cierto escepticismo– comenzó a tomar clases de kyudo (arquería).
El maestro elegido, Kenzo Awa (1880-1939), también instructor del profesor Komachiya, era un arquero de quien se decía que si realizaba cien disparos era capaz de clavar cien flechas en el blanco. Si bien Awa nunca se refería verbalmente al Zen, consideraba «la arquería como una religión» y sus enseñanzas estaban imbuidas tácitamente de esa actitud espiritual de desprendimiento que caracteriza a la «Magna Doctrina». Con Herrigel fue muy estricto: recién después del tercer año le permitió dejar de disparar al interior de un cilindro lleno de estopa a dos metros de distancia y hacerlo hacia un blanco ubicado a veintiocho metros. Ambos se comunicaban a través de Komachiya. A él se atribuye la inclusión de ciertos conceptos familiares a la doctrina Zen ante los insistentes pedidos de Herrigel de que le ampliara algunas lacónicas respuestas de Awa.
En 1929, al regresar a Alemania, mientras enseñaba en la Universidad de Erlangen, Herrigel escribió un breve relato sobre la experiencia. Pese a no ser un tratado –o justamente por eso–, el texto despertó mucho interés, tanto en Europa y América como en Japón, y Herrigel decidió ampliarlo incluyendo lo que la perspectiva del tiempo y otras lecturas sobre el Zen le habían hecho comprender de la experiencia. La primera edición de Zen en el arte de tiro con arco se publicó en 1953; Herrigel murió en 1955.
En 1960, cuando sus familiares dieron a conocer otros escritos bajo el título de El Método Zen, su primer libro ya se había convertido en un clásico, tanto para los conocedores de la filosofía oriental como para los que comenzaban a descubrirla. E inspiraría a muchos autores a editar la más variada saga de ensayos titulados El Zen en el arte de… (la pintura, los negocios, el tenis, el mantenimiento de la motocicleta, etc.). Hay casi una veintena de títulos de otros autores que remiten directamente a lo explicado por Herrigel con relación a la actitud del arquero y el famoso «Se» que dispara la flecha.
Más que un tratado sobre arquería, este libro es una introducción directa y certera al corazón de filosofía Zen.

Fuente: Editorial Kier

El Arte de la Espada
Buscar por título o Autor

Búsqueda personalizada